El Open Banking impulsa la inclusión financiera

En los últimos años, la tecnología ha facilitado una progresiva apertura del sector bancario. Ha marcado el comienzo de una era no solo de competencia entre las entidades bancarias y las fintech si no de colaboración entre ellas. 

Esto crea grandes oportunidades para mejorar la banca, en particular, soluciones personalizadas y a medida. 

Uno de los impulsores críticos de este cambio es el Open Banking, donde los clientes aprueban compartir su información financiera con terceros de forma digital y segura a través de las APIs. A cambio de esta información, estos terceros prestarán nuevos servicios, entre otras cosas.

La tecnología digital como herramienta de inclusión financiera 

La tecnología es clave para superar las barreras que tradicionalmente han bloqueado el acceso a los servicios financieros: las barreras geográficas, altos costos de los servicios, no contar con ningún producto bancario… 

Para ello, es fundamental que las instituciones financieras trabajen de la mano con proveedores de tecnología innovadores, que les ayuden a expandir sus servicios a segmentos que no son atendidos por la banca tradicional. 

Las poblaciones no bancarizadas y “sub-bancarizadas” de todo el mundo suponen incentivos financieros para los bancos y fintechs en torno a la inclusión financiera. Con el apoyo de los DNIs electrónicos, el Open banking se expande hacia las finanzas abiertas y esto es tan importante para el sistema de identificación de Australia (myGovID) como para el de la India (Aadhaar). 

Las monedas digitales, una opción cada vez más viable 

Otra tendencia son las stablecoins y las criptomonedas. Las monedas digitales son cada vez una opción más viable para consumidores y empresas, ya que algunas están respaldadas, entro otros, por instrumentos financieros aprobados. Las monedas estables emitidas de forma privada son un activo digital seguro y fácilmente transferible. 

Los bancos centrales también están desarrollando sus propias monedas digitales, las CBDC (Central Bank Digital Currency), diseñadas para funcionar como una nueva forma de «efectivo».  

El primer país en permitir que las personas realicen operaciones bancarias directamente con su banco central utilizando CBDC (Sand Dollars, en este caso) fue Bahamas. Todo esto, a través de una tarjeta prepago que permite convertir Sand Dollars en dólares de las Bahamas. Con el objetivo de mejorar la eficiencia en la prestación de servicios financieros en las islas. 

¿Que será lo siguiente para Open Banking?  

Poco a poco iremos viendo como el nuevo ecosistema tecnológico financiero irá cambiando. 

Los bancos se enfrentan a una competencia cada vez mayor de fintechs, prestamistas externos y grandes empresas de tecnología a medida que evolucionan las demandas de los clientes.

La apertura del sector a través de innovaciones en la banca y los pagos ofrece a los clientes más opciones, ya que los productos y servicios mejorados les otorgan un mejor control financiero. 

Si quieres conocer más acerca del Open Banking y cuáles son las tecnologías clave, no te puedes perder Revolution Banking, el evento referente del sector bancario, el próximo 22 de junio
 

Haz clic aquí para reservar tu plaza.

FUENTES:

https://www.weforum.org/

https://thefinancialbrand.com/

Leave a Reply