La importancia de la PSD2 en el nuevo entorno bancario

La directiva aprobada por la Unión Europea permitirá la integración de los nuevos actores dentro del modelo bancario.

La incorporación de nuevos actores dentro del sector bancario, fintech y otras empresas tecnológicas, han dado paso a ajustes en las regulaciones bancarias de la Unión Europea. Dentro de este marco nace la PSD2, Segunda Directiva de Servicios de Pago, una directiva aprobada en 2015 por la UE para mejorar la protección al consumidor y la seguridad  en la accesibilidad y realización de pagos por Internet dentro de la UE y el EEE.

El sistema PSD2, que se aprobará en enero de 2018, supone una serie de cambios en el sistema bancario actual. Así, Gonzalo Gómez, Director de Estrategia Digital e Innovación de Servicios Financieros de Informática El Corte Inglés, explica en un artículo para la revista Byte que, con la aparición de la PSD2 se incorporan nuevos elementos en la relación que tienen los clientes con su banco.

Uno de los elementos cruciales en esta nueva directiva es el servicio de pagos a terceros o Third Party Payment Service Providers, TTPs, que permitirá el acceso de un tercero a las cuentas de los clientes de un banco, con previa autorización del cliente. Esto supone un gran cambio para los bancos que hasta el momento conservaban los datos de sus clientes cerrados y que ahora estarán obligados a permitir el acceso de terceros, bien sea para obtener información  o iniciar un pago, si el cliente  lo demanda. De esta manera, el banco deberá dar acceso a la información de la cuenta como si se tratara del propio cliente sin ningún tipo de contrato previo.

El nuevo sistema traerá muchos beneficios tanto para los clientes como para los nuevos actores del sector. Según el artículo de OroyFinanzas.com el nuevo modelo llevara mejoras en:

Comercio Electrónico: el pago sin tarjeta será posible al legitimar a los intermediarios para que inicien el pago directamente desde la cuenta sin ningún tipo d transferencia bancaria.

Autogestión de las finanzas: el cliente final podrá gestionar sus propias finanzas con los datos que los servicios de datos de cuenta le proporcionarán, comprendiendo en  qué están gastando su dinero. Además, estos servicios podrán recomendar productos financieros según el perfil de cada cliente.

Comparadores de producto: la PSD2 dará la posibilidad de crear comparadores de servicios financieros con datos siempre actualizados contribuyendo a mejorar la transparencia de las entidades y convertirse en un factor que estimule la competencia entre ellas.

Crowdlending: las propias entidades bancarias se podrán beneficiar de la nueva directiva al poder acceder a la información de puntuación de crédito de un cliente en diferentes entidades antes de conceder un crédito.

Software de contabilidad para PYMES: se podrán automatizar aún más las tareas relativas a la contabilidad, permitiendo la conciliación automática de gran parte de los gastos de las empresas.

Fuente: OroyFinanzas.com y revista Byte

Leave a Reply